Fecha de lanzamiento :

Entrevista con Zainab una Mujer Nueva Musulmana de Panamá

Zainab

Zainab es una musulmana en Latino América y el miembro de la comunidad shiíta de Panamá.

De acuerdo con rahyaft (los misioneros y la convierte en el sitio web)

– ¿Por qué ha elegido el nombre Zainab?

+ Bismillah ir Rahman ir Rahim. Que la paz de Dios sea con todos los Profetas desde Adán hasta Muhammad.

Elegí el nombre Zainab porque representa a una mujer llena de valor y coraje, pero sobre todo, con una paciencia inagotable y creo que la paciencia es una virtud que me caracteriza y que agrada a Dios El Altísimo, Él nos manda a ser pacientes y tener valor en los tiempos difíciles.

 

– ¿Qué conocimiento tiene acerca de este personaje?

+ La honorable señora Zainab Al Kubra fue el fruto del corazón de Amir Al-Muminin y Fátima Al Zahra (La paz sea con ellos), nieta de nuestro amado Profeta Muhammad (La paz y las bendiciones de Dios sean con él y su familia purificada) y hermana de nuestro amado Imam Hussain (La paz sea con él) a quien ella amaba y admiraba indiscutiblemente. Ella ha sido ejemplo de muchos valores y virtudes que las creyentes tratamos de imitar, su paciencia inagotable en tiempos de dolor y tristeza, la tolerancia y firmeza que demostró en los hechos dolorosos y llenos de oscuridad en Karbalá donde presenció las muerte de su amado hermano Hussain (La paz sea con él) y también, no puedo pasar por alto su elocuencia y sabiduría al expresarse en sus discursos mientras fue cautiva en Karbalá y llevada a otros lugares. Sin duda alguna, fueron muchos los hechos que marcaron la vida de la señora Zainab Al Kubra y que marcó nuestras vidas también como un modelo a seguir, con todas sus virtudes y fortalezas, como una montaña llena de paciencia y de fe en sus días de vida.

 

– ¿Qué efectos ha tenido esta persona en su vida?

+ Su recuerdo, la vida de la honorable señora Zainab (La paz de Dios sea con ella) repercutió de manera positiva en mi formación ética porque a pesar de todos los obstáculos y las vicisitudes que viví en mi adolescencia mantuve firme mi fe y mi voluntad de llevar el Islam con honor, tolerancia, paciencia y valentía…

 

 ¿Qué características particulares ha visto en el Islam sobre la mujer, que le llevó a abrazar el Islam?

+ La discriminación, la tolerancia y el respeto, el lugar tan especial que le da el Islam a la mujer musulmana en todos los campos de la vida, en la sociedad, en el mundo laboral, en el campo académico, en su vida personal… pero sobre todo, en el hogar. La mujer musulmana tiene la oportunidad y el derecho de desenvolverse en todo los campos de la vida, de elegir por sí misma y de enfrentarse al mundo con su honor y pureza ante los ataques de la sociedad, a trabajar y estudiar… a llevar una vida social correcta y sana sin olvidar sus deberes y obligaciones en el seno de la familia. Lejos de todas las críticas y opiniones mayormente negativas sobre nosotras, que estamos “oprimidas”, “maltratadas”, “forzadas”, la realidad es distinta. Somos mujeres musulmanes libres y con nuestro honor intacto.

 

 Dado que usted abrazó el Islam cuando era adolescente, explíquenos, quién o quienes han tenido una influencia en esta decisión y quienes te han apoyado o acompañado?

+ No hubo una influencia específica de una persona que insistió en esta decisión. Creo que esa insatisfacción en la que me encontraba generó muchas dudas y preguntas que me llevó a la búsqueda de la verdad, de respuestas que me hicieran sentir que estaba en lo correcto y tiempo después Dios puso en mi camino a mi primer maestro que me enseñó y me guió más fácilmente a las respuestas con la verdad que yo estaba buscando. Lamentablemente no tuve apoyo de casi nadie, ni aceptación por parte de amigos y familia o las personas que me rodeaban, únicamente tuve el apoyo de mi madre, Alhamdulillah, quien respetó mi decisión de aceptar el Islam a la corta edad de 12 años.

 

– Cuando usted conoció el Islam ¿qué asuntos islámicos fue más interesante?

+ La ideología del Islam que involucra las leyes prácticas y enseñanzas morales que indican cómo debemos vivir, cómo debemos actuar en esta sociedad. Lo que debemos y no debemos hacer. Porque sabe usted que vivimos en una sociedad donde las enseñanzas morales han sido olvidadas por completo y el libre albedrío interpretado de mal manera a tal punto que la inmoralidad y la corrupción se han tomado nuestra sociedad.

Hay un hadiz del Profeta Muhammad (paz y bendiciones de Dios sean con él y su familia purificada) que dice así: “Si no tienes vergüenza, haz lo que quieres” y creo que nosotros como creyentes debemos cuidar nuestras acciones, no solo por el “qué dirán” las personas, sino por lo que Dios, Alabado Sea, piense de nosotros.

El Tawhid, el derecho de Dios El Altísimo, sobre sus siervos. La unicidad de Dios, que solo Él debe ser Adorado y Exaltado por encima de todas las cosas… ya que, cuando era pequeña, mis padres me enseñaron que debía aceptar y respetar “la Trinidad” y ofrecer la adoración a Jesús, astagfirullah; pero, yo sabía con certeza en mi corazón, que estaba en lo equivocado y que mi Ibadah, la adoración debía ser única y exclusivamente para Dios.

La Ibadah o la adoración a Dios que es considerado uno de los caminos más importantes para llegar a él… y muchos otros temas que me encantaría continuar.

 

 ¿Cómo te explicaron el tema del hijab y que puntos interesantes e importantes encontró en el hijab, en el Islam?

Zainab: Primeramente, el tema del hijab fue un dilema en mis primeros años como musulmana porque mi padre me tenía prohibido usarlo, pero yo sabía que el hijab es un mandato de divino, una orden de Dios y por lo tanto lo tenía que cumplir…

No obstante, encontré que el hijab no solo es cubrirse la cabeza con un velo y proteger el cuerpo del mundo exterior de manera decorosa; sino también, el hijab significa guardar nuestro corazón de las enfermedades del alma, cuidar nuestro andar de los malos pasos y me refiero a las acciones, y el tener Taqwa de Dios o temor a Dios, todo esto también es un hijab más allá de un velo islámico. El Imam Alí (La paz sea con él) dice acerca de esto: “Entre el Taqwa y la Basira, la Taqwa de Allah es el remedio para la enfermedad de los corazones y es la visión de la ceguera de vuestros interiores o de vuestros corazones”. Así que insto a todas las hermanas a llevar él hijab con orgullo y honor y también a guardar el hijab de su corazón de buena forma ante la sociedad, igualmente a los hermanos.

 

– El Islam y los musulmanes son una minoría en su país ¿Qué efectos ha tenido en su vida, sus relaciones sociales, amistosas y académicas?

+ Efectivamente, los musulmanes en Panamá somos una minoría religiosa. Sobre todo los musulmanes shias en Panamá, pero creo ante todo que eso nos une más como hermanos, como comunidad. El Islam me ha enseñado a ser más tolerante, a ser fuerte y tener mucha paciencia cuando empecé a recibir comentarios negativos acerca de mi din, cuando personas queridas se alejaron de mi (amigos), incluso cuando estuve en la preparatoria hubo rechazo y bulling por parte de grupos y profesores. Pero creo que lo que me marcó más fue el distanciamiento de mi padre al saber mi elección por el Islam, todos estos años. Pero tomé todo ese antagonismo, bulling y rechazo como peldaños para desenvolverme en áreas en los que muchas personas creen que la mujer musulmana no puede y así demostrar que tenemos libertad de elección y superación. Pero también algo muy importante: que todos podemos abrazar el Islam sin importar la nacionalidad, la raza, el color y la profesión… porque ¿quién podría ver una mujer bombero musulmana? Donde predomina el machismo en su totalidad. Nuestro amado Profeta Muhammad (La paz sea con él) dice: “Esta religión es muy estable, fuerte, imponente. Entren en ella con suavidad y no impongan la adoración de Dios a los siervos de Dios”. El Islam es una forma de vida que debe ser compartida.

 

– ¿Cuál es el mensaje más importante del Sagrado Corán y el Islam, a las chicas?

+ La mujer en el Islam es una joya, es una piedra preciosa… cual perla en una concha que está cuidándose de ser atacada por depredadores, la mujer en el Islam es como una rosa en el desierto que se prepara para abrirse camino en un mundo donde los cánones de belleza son repetidos, estandarizados y distorsionados, es como una rosa en el desierto que florece dispuesta a soportar las inclemencias de la vida con lucha, paciencia y perseverancia. Por eso, el Islam y el Sagrado Corán manda a las creyentes a guardar su castidad, a proteger su honor, su esencia y su pureza, a esforzarse en el camino de Dios, Exaltado Sea, y desarrollar su espiritualidad y su conocimiento en las ciencias académicas y religiosas. La gente siempre se pregunta cuando ve una mujer con hijab por la calle: “¿porqué se viste así?” “¿No tiene calor?” “Es árabe?” “¿La  obligan en su hogar a vestir así?” Y la respuesta a todas estas preguntas es: “No”, no somos forzadas, obligadas, tampoco somos árabes, solo seguimos lo que Dios nos ha ordenado en el Corán y pondré un ejemplo que me gusta mucho: Si usted ve un caramelo cerrado y otro abierto donde hay muchos insectos que le han tocado ¿cuál escogerías?. El que está cerrado ¿y por qué? Porque nadie le ha molestado. Así mismo pasa con la mujer musulmana y su honor, y al proteger su honor no significa que esté privada de sus derechos cómo mujer, al contrario, puede gozar de ellos sin olvidar sus obligaciones con Dios.

Finalizo con dos aleyas del Coran que hacen referencia a esto: “¡Oh, Profeta! Di a tus esposas y a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran todo el cuerpo con sus túnicas. Eso es mejor para que sean reconocidas y no sean molestadas. Y Dios es Perdonador, Misericordiosísimo con los creyentes.” Sura Al Ahzab, 59.

Y luego dice en Sura Al Nur, aleya 31:

Y di a las creyentes que recaten sus miradas y guarde sus partes privadas y que no muestren sus atractivos (en público) más de lo que es obvio, y que dejen caer el velo sobre su escote y no muestren sus  atractivos excepto a sus maridos. (Diles también) que no hagan oscilar sus piernas (al caminar) a fin de atraer la atención sobre sus atractivos ocultos. Pidan perdón a Dios por sus pecados, ¡Oh, creyentes!, que así alcanzarán el éxito.”

 

– Los conocimientos islámicos, cómo pueden realizar un papel importante en mejorar la calidad de vida en los jóvenes, sobre todo, la vida de las chicas en Occidente?

+ Los conocimientos islámicos nos instan y nos incentivan a realizar buenas acciones con el prójimo y todo lo que nos rodea. Realizar buenas acciones nos lleva a la felicidad en esta vida y logramos obtener la salvación en la Otra Vida.

Al tener una buena intención en el corazón no solo logramos acercarnos a Dios sino que también damos la mano a aquel que lo necesita, no necesariamente de forma material sino también moralmente. Muchos ignoran el poder que tiene una palabra amable, una sonrisa, un buen consejo en el corazón de las personas que atraviesan momentos difíciles y creo firmemente que es en las pequeñas cosas que podemos mejorar la calidad de vida de las personas en occidente. Siempre teniendo presente las enseñanzas éticas y morales y las leyes prácticas del Islam que nos dicen cómo vivir.

 

Como musulmanas, nuestro deber es enseñar a la mujer occidental la belleza del Islam y demostrar que un hijab no es impedimento para alcanzar el éxito en esta vida terrenal. Que la calidad de vida de la mujer occidental puede mejorar cuando empiecen a poner a Dios en primera fila, cuando cambien muchas costumbres toxicas y nocivas por costumbres sanas y una actitud decorosa ante la sociedad sin necesidad de exponerse y ser víctimas de atropellos a los que diariamente se enfrentan. Sus vidas pueden cambiar si ponen su confianza y esperanzas en Dios, El Misericordioso, y actúan de acuerdo a lo que Él ha establecido….

El Profeta Muhammad (La paz y las bendiciones de Dios sean con él y su familia purificada) dice respecto a mejorar la calidad de vida de los creyentes o  ayudarles: “Ciertamente Allah tiene algunas personas de entre sus siervos que las criaturas se refugian en ellos para solucionar sus necesidades, son los que estarán con seguridad, el Día del Juicio Final”

Así que esto nos dice que la más pequeña acción que hagamos por la creación de Dios, no sólo sacia las necesidades de nuestro hermano (a) sino que también sacia nuestro corazón y nuestra vida con satisfacción.

Fuente: shafaqna

Compartir a :

Últimas noticias