El ayatolá Jameneí
Occidente y los sionistas mantienen un ataque propagandístico contra el hiyab

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Jameneí, ha ensalzado en numerosas ocasiones la importancia de la cuestión del hiyab, insistiendo en que no solo no aísla a la mujer, sino que le da seguridad y dignidad. A continuación, una selección de declaraciones del Líder a propósito de esta cuestión.

12

De acuerdo con rahyaft (los misioneros y la convierte en el sitio web)

El hiyab proporciona seguridad a la mujer

«El Islam estipula para la mujer el hiyab, que es en sí mismo un medio de seguridad. Con el hiyab de la mujer musulmana, hallan seguridad tanto la propia musulmana como los hombres musulmanes. Allá donde se aparte a las mujeres del hiyab y se las lleve hacia la desnudez, perderán su seguridad en primer lugar las propias mujeres y, en segundo lugar, los hombres y los jóvenes. Para que el entorno sea sano y seguro, que la mujer pueda realizar su trabajo en la sociedad y que el hombre pueda también cumplir con sus responsabilidades, el Islam estipula el hiyab, que es uno de sus preceptos sobresalientes, y una de cuyas utilidades es la que he dicho. Y tiene muchas otras» (۲۴/۰۸/۲۰۰۰).

12

El hiyab no implica el aislamiento de la mujer

«El Islam desea que el crecimiento intelectual, científico, social y político y, por encima de todo, el crecimiento en virtudes y espiritual de las mujeres llegue a su más excelso nivel, y que su existencia tenga la utilidad y el fruto más excelsos para la sociedad y para la familia humana como miembros de las mismas. Todas las enseñanzas del Islam, incluida la cuestión del hiyab, están basadas en eso. El sentido del hiyab no es aislar a la mujer. Si alguien lo entiende así, su comprensión es completamente errónea y desviada. El sentido del hiyab es evitar que el hombre y la mujer mantengan trato y unión en la sociedad de manera desordenada. Tal trato es nocivo para la sociedad, para las mujeres y para los hombres; en especial, para la mujer.

El hiyab no es en manera alguna un estorbo ni un obstáculo para las actividades políticas, sociales y científicas. La prueba objetiva son ustedes. Quizá algunos se sorprendieran y aún se sorprendan de que haya mujeres de alto nivel científico en cualquier disciplina que se conformen a las enseñanzas islámicas, incluida la cuestión del hiyab. Esto resultaba increíble a algunos, que no podían ni imaginarlo» (۱۶/۰۱/۱۹۹۰).

Occidente, los sionistas y sus medios de comunicación mantienen un ataque propagandístico contra el hiyab

«El mundo occidental entero, su prensa y esos escritores mercenarios que actúan como agentes de los capitalistas y los grandes sionistas mundiales se han unido para vociferar contra la República Islámica. Han lanzado un ataque propagandístico contra el hiyab, por si acaso logran dejarnos fuera de combate. A pesar de su propaganda, el Irán islámico y la mujer musulmana han preservado con fuerza, con determinación y con espíritu de confianza y seguridad su adhesión al hiyab, a la dignidad islámica de la mujer musulmana y a las enseñanzas del Islam sobre la mujer, y hoy en día es el mundo occidental el que, progresivamente, tiende hacia el hiyab islámico. Ustedes pueden ver cómo, en diversos países ―ya se trate de países islámicos en los que no había rastro de hiyab y que estaban sumidos en la educación occidental, o incluso de países europeos―, las mujeres y los musulmanes se vuelven hacia el hiyab. Por supuesto, primero fueron los musulmanes los que mostraron esa tendencia; y nosotros, después de triunfar la Revolución, vimos como países lejanos que estaban atraídos e influenciados por la cultura occidental y europea probaban entre ellos el hiyab a la manera del hiyab de ustedes, las mujeres de Irán, hacia el cual se habían vuelto y se volvieron» (۱۶/۰۱/۱۹۹۰).

¿Por qué está Europa en contra del hiyab?

«La observancia del hiyab ayuda a la mujer a llegar a su propio grado de excelencia espiritual, sin cometer deslices en lugares muy resbaladizos que se encuentra en su camino. Lo contrario es justo esa cultura romana que reina hoy sobre Europa. Todo lo aceptan, menos dos o tres cosas. Una de ellas ―quizá la más importante― es el mantenimiento de una suerte de barrera protectora que ponga disciplina entre los dos sexos, hombre y mujer. Es decir, la contención ante eso que llaman libertad sexual. Frente a eso, son muy vehementes. Cualquier otra cosa que se haga no es importante. Para ellos, es reaccionario quien insista en esta cuestión. Si en algún país las mujeres se separan en alguna medida de los hombres, ¡resulta que eso es contrario a la civilización! Y tienen razón: su civilización está construida sobre las ruinas de aquella civilización romana. No es otra cosa. Pero, desde el punto de vista de los valores, eso es un error. Lo correcto es lo contrario» (۲۵/۱۲/۱۹۹۱).

El hiyab no impide que mujeres y hombres colaboren

«En la doctrina del Islam, entre el hombre y la mujer existen barreras protectoras y el hiyab. Esto no quiere decir que las mujeres tengan un mundo separado distinto al de los hombres. No, las mujeres y los hombres viven juntos en sociedad y en el entorno laboral. Tienen trato en todas partes. Resuelven juntos los problemas sociales. Administran juntos la guerra, como se hizo. Administran juntos la familia y crían a los hijos. Pero esa barrera protectora y ese hiyab se mantienen siempre fuera del entorno doméstico y familiar. Ese es el punto clave en la construcción del modelo islámico. Si ese punto no se respeta, lo que se produce es esa grosería de que adolece hoy en día Occidente» (۱۳/۱۱/۱۹۹۱).

El Islam da importancia a la familia

«El Islam da importancia a la familia, y de ahí viene toda la pelea que tienen hoy en día los altavoces y amplificadores de la propaganda occidental contra los musulmanes. ¡Vean ustedes la alergia que les causa el hiyab! Si hay hiyab en la República Islámica, lo consideran despreciable. Si lo hay en las universidades de los países árabes, donde las muchachas que estudian se han vuelto hacia el hiyab por su propio entendimiento, su propia conciencia, su propio deseo y su propio arbitrio, les causa alergia. Si hay hiyab en partidos políticos, les causa alergia. Si lo hay en escuelas e incluso jardines de infancia de sus propios países ―que están bajo su propio control―, les causa alergia. Por lo tanto, el foco de la pelea está ahí» (۱۲/۱۰/۱۹۹۴).

Fuente: khamenei.ir

به اشتراک بگذارید :

دیدگاه

لطفا دیدگاه خودتون رو بیان کنید: