Cómo Hanan y John se convirtieron al Islam

Nacidos de familias cristianas pero no especialmente religiosas, Hanan Sandercock y su esposo John Smith se convirtieron al Islam siendo adultos en Gales. Lo hicieron cada uno por separado y se encontraron y casaron más tarde.

El Rhyaftgan (amplia base de datos misioneros y conversos) Celebran Eid y no la Navidad, rezan cinco veces al día y no comen carne de cerdo ni beben alcohol. Hanan, de 51 años, ha llevado pañuelo durante los últimos 23 años desde que se convirtió a los 28 años y ha criado a sus cuatro hijos como musulmanes.

Ambos dicen que sintieron una sensación de alivio y realización cuando de hicieron musulmanes. Lo describen como encontrar una comunidad, así como una creencias y encontrar respuestas a las preguntas que se habían estado haciendo.

Sus familias apoyaron su elección aunque algunos de los amigos de Hanan se alejaron cuando ella se convirtió en musulmana en 1995.

 

De Donna a Hanan

Hanan, cuando todavía se llamaba Donna Sandercock, llegó a Cardiff a principios de la década de 1990 como una joven graduada de la escuela de arte en busca de trabajo.

“Tenía 20 años y creo que estaba buscando. Quería saber el significado de la vida. Fui a una reunión budista pero eso no hizo nada por mí”.

Con un Cardiff que comenzaba a sacudirse los días grises de los años 70 y 80, Donna, originaria de un pequeño pueblo de Cornwall, estaba intrigada por estar en una ciudad con una población históricamente multicultural. Conoció y se hizo amiga de jóvenes musulmanes de su edad trabajando y socializando.

«Me sentía interesada. Su religión era muy importante para ellos. Eran sólidos y tenían un sistema de creencias que yo no tenía”.

«Comía en sus casas y tenía las comidas más ricas. Se mostraron realmente abiertos y acogedores y felices de que me interesara”.

En el verano de 1994 visitando un kibutz en Palestina, y también aprendiendo más sobre la historia y la cultura palestina y musulmana y tuvo una experiencia religiosa que la llevó a convertirse al Islam cuando regresó a Cardiff.

«Estaba caminando en un wadi, un barranco profundo, en el momento de más calor del día con un amigo, y nos perdimos», cuenta. “Entonces no había teléfonos móviles y nos habíamos quedado sin agua. Recé de una manera que nunca antes había hecho. Recé para que si salíamos seguros de esta me convertiría al Islam. No era algo que había vocalizado antes, pero me di cuenta de que había estado dentro de mí».

De vuelta en Gales, «lei y lei sobre el Islam» y hablaba con un amigo yemení «que me preguntaba si estaba segura» antes de convertirse en el Centro Islámico del Sur de Gales en Butetown.

El conocido difunto Imam Sheikh Said, cuya propia madre era una convertida musulmana galesa, escuchó mientras Donna cambiaba su nombre a Hanan y recitaba la Shahada, la declaración de creencia en la unidad de Dios y la aceptación de Muhammad como su profeta.

«Inmediatamente sentí una gran sensación de alivio», dijo. “El Islam me explica cosas. Las respuestas están todas ahí”.

“Me convertí en parte de una comunidad diversa. No fui presionado para ser o comportarme de una forma particular.

“Solía llevaba una abayah. Ser musulmán es una identidad y quería mostrar eso”.

Después de casarse con un musulmán argelino en Cardiff, Hanan tuvo cuatro hijos, ahora de 22, 21, 14 y 10 años, pero luego se divorciaron.

Y después de unos años, los eventos mundiales la llevaron a dejar de usar su túnica porque tenía miedo de ser atacada. Cuando sucedió el 11 de septiembre, todo el panorama cambió.

Aunque en algunas ocasiones a Hanan le habían insultado en Cardiff en la década de 1990, fue solo cuando las Torres Gemelas fueron atacadas en 2001 que comenzó a sentirse seriamente en riesgo.

“Dejé de usar el abayah (túnica) después del 11 de septiembre. Sabía que algunas mujeres musulmanas habían sido atacadas en el Reino Unido y Estados Unidos. Tenía niños pequeños y no quería que estuviéramos en riesgo. Seguí usando la el pañuelo pero no la abayah.

 

El 11/9 llevó a John a convertirse al Islam

Al mismo tiempo, unas pocas millas más abajo, John Smith, de 35 años, estaba buscando musulmanes, pero por diferentes razones.

Nacido en Omagh, Irlanda del Norte, de madre protestante irlandesa y padre del ejército inglés, John vivía en Pontypridd cuando ocurrieron los ataques del 11 de septiembre en 2001.

«El 11 de septiembre me llevó a convertirme al Islam», dijo al recordarlo no tanto como una búsqueda de creencias y más como un rayo salido de la nada.

“Conocí a un estudiante de la Universidad de Gales del Sur (USW) que era musulmán y le pregunté: ‘¿Cómo pueden hacer esto los musulmanes? ¿Dónde está la razón?’”.

“Me dijo que las personas que llevaron a cabo los ataques tenían nombres musulmanes pero no eran musulmanes. Me dio una copia del Corán”.

Después de leer el libro sagrado, John asistió a una seria de conferencias de un clérigo musulmán y se convirtió.

“Me convertí antes de descubrir realmente qué era el Islam. Decir la Shahada es una declaración. Tienes que tomarlo con calma y realmente querer hacerlo”.

“Ser musulmán para mí significa tener un sentido de familia”.

“Nunca dejas de aprender. La cultura y la religión islámicas son increíblemente ricas”.

Como no hay mezquita en Pontypridd, John solía ir a las instalaciones de oración del USW. Aunque no era estudiante, la sala está abierta a la comunidad. Ahora vive en Cardiff y visita las mezquitas Al Manar y Dar Ul-Isra. Al igual que Hanan, reza en árabe.

 

Cómo se conocieron

La pareja, que se conoció a través de un amigo en 2017 y se casó el mismo año, está horrorizada por el extremismo en cualquier parte de la comunidad musulmana o no musulmana.

«Los musulmanes extremistas son la ruina de nuestras vidas porque son siempre los que están en los titulares», dice John.

«Casi se han convertido en la cara pública del Islam, lo cual difícilita muchas cosas cuando uno es musulmán y estos dan color al juicio de las personas».

Hanan ha sido testigo de cómo un adolescente en una bicicleta le arrancó el pañuelo de la cabeza de una niña en Roath Park, conoce a personas que han sido insultadas regularmente en la calle, y ella misma ha sido insultada y le arrojaron líquido desde un automóvil en la década de 1990.

Está impaciente con aquellos que no se adaptan y celebrarán la diversidad, diciendo que está orgullosa de ser una «musulmana británica» blanca. No está de acuerdo con la opinión musulmana salafista de que los musulmanes no deberían participar en la democracia occidental votando y se siente un poco frustrada por amigos y conocidos no musulmanes que aparecen con botellas de alcohol o se dedican a discutir sobre no celebrar los cumpleaños.

Ambos dicen que han sido muy afortunados de que sus familias hayan aceptado y abrazado su cambio de religión y estilo de vida.

La hermana menor de Hanan, Lisa, también se convirtió y sus padres se han mudado a Cardiff y disfrutan celebrando el Eid con sus nietos, todos musulmanes.

Tanto Hanan como John sienten que es vital hablar de su creencia para contrarrestar la ignorancia.

Hanan, quien trabaja en la Escuela Steiner en Cardiff, dijo que trabaja y enseña con personas que son cristianas, judías, musulmanas, paganas y sin religión.

Sus hijos menores asisten a la escuela y le gusta que sea un lugar donde los debates sean fáciles y se acepten las diferencias. Lamenta que este no sea el caso en todas partes, pero dice que ella y su familia están felices de ser quienes son y decirlo.

“Soy musulmana británica y estoy feliz de serlo. Al principio, cuando te conviertes, eres tímido y un poco vergonzoso. Pero ahora incluso hago pasteles típicos ingleses halal”.

«Esto es lo que soy».

Fuente: newmuslim.net

 

به اشتراک بگذارید :

دیدگاه

لطفا دیدگاه خودتون رو بیان کنید: